top of page
  • Foto del escritorAttico

ROBERTO OSSAYE (1927-1954)

Roberto Ossaye es, quizás, uno de los artistas más jóvenes en integrarse a la Generación del 40. Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) entre 1941 y 1946, desarrollando una extraordinaria habilidad con el retrato regionalista, el paisaje, grabado y otras composiciones afines al sintetismo que abrazó la mayoría de los protagonistas de aquel lapso.

Fotografía: Colección MONESCO

Por la ENAP, en aquel entonces todavía Academia de Bellas Artes, transitaban muchos de los creadores que representan el pico de la modernidad guatemalteca. Entre estos, reluce su amistad con el escultor Roberto González Goyri y el contacto con otros protagonistas como Dagoberto Vásquez, Guillermo Grajeda Mena o Rina Lazo.



Su producción de los años cuarenta incluyó propuestas tipológicamente interesantes. Su serie de acuarelas de las mengalas, algunas de ellas en el Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida (Munam), demuestran su capacidad con las aguadas y la fuerza que tanto le admiraron sus contemporáneos.


Extraordinaria habilidad de sintetismo.


También en esta etapa y en ese museo destaca el Consejo de las tres tías, pinturas en las que se percibe una evolución de los motivos planteados por maestros de la luz como Alfredo Gálvez Suárez, Humberto Garavito, Antonio Tejeda Fonseca, Ovidio Rodas o Salvador Saravia. En este proceso afianza la opinión que sus condiscípulos tienen de él y la del crítico Alberto Aguilar Chacón, marcando su prestigio especialmente. Ya desde ese momento, 1946, el periodista auguraba que Ossaye pintaba paramuralista.


En 1946 sale becado, junto a González Goyri, por el Gobierno guatemalteco al Art Student´s en Nueva York. Mientras su amigo se aplicaba en la escuela, Ossaye decidió hacer viajes de observación por los museos neoyorquinos y alimentar su enorme talento a partir de la observación. Es así como se acerca a referentes europeos y mexicanos, principalmente. También se dice que alcanzó a viajar a París (Francia).


Según la revista de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, “su estilo, de tendencia expresionista en su fase definitiva, es de mucho ritmo, plasticidad y gran fuerza expresiva”. Se percibe en su obra una clara influencia de Picasso, Rufino Tamayo y Alfredo Sequeiros. Su creación Dragon Fruit forma parte de la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York.


Algunas de las pinturas que realizó ya casi al final de su vida, murió a los 27 años, se encuentran en colecciones nacionales y particulares. Por lo general, aunque hay excepciones, parecen bocetos con intenciones murales. Sus personajes, antropomorfos, son de carácter expresionista y atormentado. Hay una cierta tendencia a los geometrismos y distorsiones corporales.


Ossaye pertenece a la lista de artistas considerados como excepcionales y que murieron tempranamente por distintos motivos: Carlos Valenti, por suicidio; Miguel Alzamora, por asesinato; o Arturo Martínez, en un accidente aéreo. El legado de Ossaye se puede visitar también en el Museo Nacional de Guatemala en la ciudad de La Antigua Guatemala.


Por: Guillermo Monsanto.


Tomado del Diario de CentroAmerica el 20 de marzo de 2023

808 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page