"Cuando mueren los sueños..." Carlos Mendoza

March 7, 2019

Cuando mueren los sueños y vuelan las flores.

Como es bien sabido, el entorno en el que nos desenvolvemos tiene una influencia determinante en nuestra forma de vida.  Lo que vemos, oímos y sentimos, se permea en nuestro subconsciente y pareciera quedar olvidado en la practicidad del pensamiento inmediato y efectivo.  Se va olvidando en el diario ir y venir.

Pero de a poco, todas esas cosas que nos rodean crean en nosotros cierta conducta, cierta idea, cierta imagen que incontenible, puja por salir o manifestarse de alguna forma.

Y es precisamente, producto de esa influencia, que surge “Cuando mueren los sueños y vuelan las flores”.  Es un producto de una profunda meditación sobre la vida y las ofrendas que se otorgan cuando esta se apaga, sobre todo, cuando se extingue abruptamente.

 

La presente exposición da continuidad a la serie anterior “Ofrendas post mortem”, sin pretender una repetición de los ejercicios plásticos de aquella ocasión y, al contrario, revela un desarrollo estético y argumentativo de la puesta en escena.

En el artista se encuentra una latente necesidad de expresar lo que sus ojos vieron: una ofrenda de flores a una mujer fallecida.  Según comenta, encontrándose de camino por las calles de zona uno de la ciudad capital, presenció el asesinato de una fémina.  A continuación, los transeúntes prosiguieron con su camino rutinario, incapaces de hacer algo más allá de dejar sobre la joven, unas flores a modo de duelo.  

 

Para un artista que se alimenta del entorno, es imposible un blindaje para el espíritu, una protección que le resguarde de tales imágenes y sensaciones que, en su reflexión se vieron procesadas en formas, imágenes y color: el rojo. 

Las flores escarlatas, representando vida, pasión y romance.  Las flores de rojo sangre también capaces de transmitir mensajes de tristeza cuando se ven entrelazadas en una corona de dolor depositada a los pies de una persona sin vida, vuelta recuerdo, una sombra más de las estadísticas de homicidios en contra de la mujer en Guatemala.

 

La reciente producción extrae elementos del anterior relato y se convierten en composiciones de trazo firme y una monocromía muy particular, valiéndose de tintas y carboncillo, en el que los rostros a veces andróginos, recuerdan las escenas contempladas por el autor, sin llegar a ser violentas.  Al contrario, parecieran estar apaciguando la memoria de un sueño con el vuelo de las flores y las aves.  Esta es la forma en que el artista vuelve poesía su entorno, transformando en vida y belleza todo aquello que pasa a través de su espíritu.

 

 

Fotografía: Selvin García

 

 

 

 

Please reload

Anteriores

October 8, 2019

September 6, 2019

September 6, 2019

August 23, 2019

May 18, 2019

March 9, 2019

Please reload

Archivo