Poder y flexibilidad

December 9, 2019

Habitada por los cuatro elementos, atravesada por pinceles desenterrados debajo de las entrañas de la tierra, desde donde surgen susurros de vestigios precolombinos y valores arquetípicos de mujeres sacerdotisas poderosas y flexibles, nacen ellas.  Son mujeres que cobran vida a través de la mano de Lucía.  Son metáforas de la fuerza que solo se conquista cuando  hemos bajado y atravesado nuestro propio Xibalbá.

 

Desde un talento muy único, Lucía hunde las manos en el vientre de la tierra, para desde el color devolver cierto poder a la mujer a través de sus símbolos primitivos, prehispánicos y primordiales.  Esta obra –que se expresa implacablemente según formas precisas, cromatismo, sensibilidad y rigurosidad- descansa en los territorios ancestrales, y el discurso gráfico-pictórico, evocador de mitos y magias, que vincula pasado y presente mesoamericano en un lenguaje muy propio de figuras arraigadas en los misterios precolombinos.

 

“La que atraviesa el fuego” o “Poderosa emplumada”, son acaso deidades, mujeres con tocados, que al atravesar el dolor, se conquistan a sí mismas y al universo.  Mujeres cuyo poder está en la flexibilidad. 

Estas Diosas nos cantan desde la fuente de la vida, recogen y recrean lo que de ella bulle, desde un soplo colorido nos alertan que detrás del gemido humano ha estado siempre la grandeza y el poder femenino entendido como la que se conoce a sí misma, quien controla su respiración y sus emociones.  Es una apelación a la consciencia y abrazo de la vida femenina manifestando su poder engendrado en el vientre de la tierra.

 

Marcela Gereda

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Selvin García

Please reload

Anteriores

January 17, 2020

December 9, 2019

December 5, 2019

October 8, 2019

September 6, 2019

September 6, 2019

August 23, 2019

May 18, 2019

Please reload

Archivo