top of page
  • Attico

Cultura artística en La Antigua


La Antigua Guatemala es una ciudad llena de atractivos. Desde lo arquitectónico monumental, la gastronomía, el senderismo, el coleccionismo de objetos artesanales contemporáneos, hasta aterrizar en lo artístico cultural, siempre hay una oferta constante para todos los gustos. Por cierto, ¿ya visitó el Munag?


Las dos ferias del libro, una a finales y otra a mediados del año, poseen varias fortalezas. Más allá de atraer a nuevos lectores, que siempre es bueno, ponen en circulación libros de segunda mano cuyo valor rescata información para los inquietos de la historia. Bien una revista ilustrada por Guillermo Grajeda Mena o quizás un libro de poesía con viñetas creadas por Valentín Abascal o hasta alguna rareza relacionada a la historia del teatro nacional.


En La Antigua, el que busca encuentra. Música se puede localizar en la Alianza Francesa, el Porta Hotel, Fumba y Hotel Museo Casa Santo Domingo, entre otros espacios que abren sus puertas a este tipo de proyectos. De hecho, Fumba y Casa Santo Domingo exhiben permanentemente distintos tipos de colecciones que abarcan desde lo arqueológico hasta lo contemporáneo.


En La Antigua Guatemala quien busca, encuentra.



En cuanto al arte visual hay espacios alternativos como panzaverde que, desde el 6 de enero, tiene en su galería la obra reciente de Laurel Jacobson e Irene Carlos. En el caso de Irene Carlos, se percibe una conexión que fluye desde su propia emotividad. La que denota equidad desde el manejo del color y las formas. Jacobson, por su lado, se manifiesta en la intervención de objetos dejando lucir una fuente energética más aleatoria y quizás, un poco caótica. Ambas propuestas dialogan muy bien entre sí.


En Angie Angie, otro espacio alternativo que también incluye música en vivo, se exhibe la obra de Rodolfo de León. Artista que podría confundir a los expertos, pero, luego de seguirle el paso, deja relucir un andamiaje bien cimentado por el buen manejo de la figura y un dibujo cuyo valor estriba en la economía de las formas. De León es poseedor de un concepto estructurado y como corolario se anota que tiene mucho que decir. De allí la relación intuitiva entre su obra y el observador.


La colectiva de Fermento, a dos puertas de Angie Angie, incluye obras del ya citado De León, Manuel Morillo, Lucía Morán, Álvaro Sánchez, Guillermo Maldonado, Mario Lanz y César Pineda Moncrieff. Un afortunado guion museográfico hace destacar la obra de cada uno de los convocados. Lanz, especialmente, sorprende por el giro que ha tomado su pintura, la fineza de su pincel y el acertado manejo del pigmento. Hay en esta muestra una pieza de De León, que rebasa los límites de la síntesis creando un concepto que dice todo sin decir nada.


Finalmente, el Museo de Arte Colonial tiene en exhibición la obra de Mendel Samayoa. Indagaciones es la colección más reciente del artista, cuya pintura y personajes expresionistas son el resultado de una búsqueda que le ha llevado años: la del movimiento.


Por: Guillermo Monsanto

114 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page